Los sofocos previos a la menopausia pueden durar siete años

Entre los síntomas vasomotores más frecuentes previos a la menopausia están los sofocos y la sudoración nocturna, que en muchas mujeres pueden prolongarse por más de 7 años, según los datos de una investigación a gran escala que publica la revista ‘Archives of Internal Medicine’.

Estos síntomas suelen afectar al 80 por ciento de las mujeres que van camino de la menopausia y, en muchos casos, acaba afectando a su calidad de vida, de ahí que los autores quisieran hacer un seguimiento para intentar determinar su duración.

El trabajo, liderado por investigadores de la Wake Forest School of Medicine de la Universidad en Winston-Salem en Carolina del Norte (EE.UU), incluyó datos de un estudio de salud de la mujer realizado entre 1996 y 2013 en el que se detectaron un total de 1.449 mujeres que sufrían estos síntomas de forma habitual antes de llegar a la menopausia, durante al menos seis días en dos semanas.

De este modo, vieron que la duración media de los sofocos y los sudores nocturnos fue de alrededor de 7,4 años, aunque la mayor duración detectada en este trabajo fue de 11,8 años. Además, después de la última menstruación se prolongaron unos 9,4 años de media. No obstante, en aquellas mujeres que comenzaron a sufrirlos tras la última regla la duración fue menor, unos 3,4 años de media.

El estudio también muestra diferencias étnicas, ya que en las mujeres afroamericanas suelen durar más (unos 10,1 años de media) que en las mujeres de origen oriental, fundamentalmente japonesas o chinas, que eran las que los sufrían durante menos tiempo (4,8 y 5,4 años, respectivamente). Entre las mujeres caucásicas la media estaba en 6,5 años, mientras que en las hispanas subía hasta los 8,9 años de media.

Otros factores relacionados con una mayor duración de estos síntomas vasomotores fue la edad, un menor nivel de estudios, una mayor percepción de estrés, una mayor sensibilidad a los síntomas y niveles más elevados de ansiedad o depresión.

“Estos hallazgos pueden ayudar a los profesionales sanitarios para alertar a sus pacientes de la llegada de estos síntomas, de cara a buscar el tratamiento que más se ajuste a su probable duración”, han reconocido los autores.

De hecho, consideran que la duración media tan elevada puede replantear el uso de la terapia hormonal y buscar otras alternativas más seguras a largo plazo, añaden.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>