Las frases que las madres no pueden callarse.

La relación madre hija es sin duda, uno de los vínculos humanos más profundos. Pero también es uno de los más conflictivos.

La relación entre mujeres nunca ha sido fácil, pero en el caso especial del vínculo madre – hija, se vuelve aún más compleja. Se entrelazan sentimientos de amor, ternura, admiración, pero también, de competencia y envidia, entre otros.

Todas estas emociones son absolutamente normales, pero tienden a generar en madres e hijas, una sensación de culpa y remordimiento, que empeora las cosas.

Comprender que el sentir algunas emociones negativas, no significa dejar de querer a la otra persona, es una de las claves, para que esta relación maternal sea lo más enriquecedora posible.
Para ello, una de las claves es aceptar los errores del otro, así como los de uno mismo, y sobre todo, tomarlos con humor. Así la comunicación se verá fortalecida, mejorando sin duda los vínculos entre madre e hija.

Uno de los temas que las hijas deben tomar con humor, son aquellas frases que las madres no pueden dejar de pronunciar. Consejos, críticas, que intentan ser constructivas, y que la mujeres solemos sentir como un ataque directo. Comentarios acerca de nuestra vestimenta, nuestras relaciones, o nuestro trabajo que no pueden faltar. El secreto es aprender a tomarlos con humor y quitarles así importancia.
Recordemos aquí alguna de las frases típicas de las madres, y algunos consejos para comprender cual es su significado y su alcance.

¿Ya tenés hambre?

Frente a esta oración, las hijas suelen soltar automáticamente el bocadillo que tienen en sus manos. El instinto maternal lleva a que cada madre intente cuidar a su hija, tal como si fuera un niña pequeña. Tómalo como lo que es. Si tienes realmente hambre, respondé un simple “Sí”, sin sentimientos de culpa. Y si en realidad, estas comiendo solamente para pasar el tiempo, aprovecha el consejo de tu madre. No significa que estés gorda, ni mucho menos. Sólo que tal vez, no tienes hambre, y sólo comes para calmar tu ansiedad. Tu madre tal vez, te conoce más de lo que piensas.

“Qué hermoso vestido. ¿Dónde lo compraste?”

A diferencia de lo que piensas, esta frase no significa que tu madre quiera competir contigo, ni que está intentando vestirse cómo alguien de 20 años más joven. Sólo significa que tal como tu la tomas, como ejemplo para muchas cosas, ella valora tu sentido para la moda, e intenta aprender de ti. Es una frase para sentirse valorada más que amenazada.

“No quiero que te preocupes.”

Señal de que tu madre necesita atención, sin embargo, siente que su deber es cuidarte a ti, y no a la inversa. Comprende que tu madre también siente culpa en ocasiones. De la misma forma que te ocurre a ti, en algunas ocasiones. Recordarle que escucharla no es una molestia para ti, es uno de los mejores consejos que podemos brindarte. Así tu madre se sentirá cuidada, sin sentirse culpable. Todos necesitamos ser mimados algunas veces.

2 Comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>